Ánodos RSR

Tecnología patentada

Los ánodos RSR se diseñan para maximizar la eficiencia y rentabilidad de los procesos hidrometalúrgicos brindando lo siguiente:
  • maximización de calidad en el proceso de extracción
  • minimización de las necesidades de mantenimiento
  • optimización de la utilización de energía
Estos beneficios surgen del desarrollo de numerosas aleaciones especiales basadas en plomo que contienen plata, calcio, estaño, aluminio, antimonio y cobalto.
Los ánodos RSR permiten a los clientes optimizar eficiencia y costo mediante:
  • una mayor conductividad eléctrica
  • un bajo sobrepotencial de oxígeno
  • la formación rápida de capas de MnO2 y PbO2 adherentes y uniformes
  • resistencia contra la pasivación del ánodo
  • mejoras en la integridad mecánica
  • ausencia de cortocircuitos relacionados con la inestabilidad dimensional
  • resistencia a la corrosión penetrante

Fundición y laminación

Con más de 50 años de experiencia en la metalurgia del plomo y con equipos de fundición y laminación de vanguardia, los ánodos RSR se producen según las especificaciones del cliente tanto para instalaciones nuevas como para el reemplazo de ánodos gastados.

La laminación en frío después de la fundición mejora aún más la productividad y la vida útil de nuestros ánodos para la extracción de cobre, cinc, cobalto y níquel. La laminación rompe la estructura de los granos, los alarga y los orienta para que su tamaño sea más homogéneo.

Esto mejora la conductividad, y además:
  • reduce aún más la porosidad
  • garantiza uniformidad en el acondicionamiento y la resistencia a la corrosión
  • brinda protección contra la fluencia
Los ánodos fundidos también se fabrican para aplicaciones específicas a pedido del cliente.

Acondicionamiento de la superficie

El manejo de la capa de óxido (PbO2) es el factor clave para mejorar el rendimiento de los ánodos en medios de trabajo rigurosos. Al igual que en otros aspectos de la fabricación de ánodos, hemos desarrollado un acabado superficial para optimizar el rendimiento electroquímico. La aleación cumple una función, al igual que la rugosidad de la superficie. Nuestro pretratamiento superficial para ánodos de cinc, seguro para el medioambiente, produce rápidamente una película adherente y delgada de PbO2 sobre las superficies muy rugosas e irregulares cuya microtextura profunda incluye muescas de hasta 1 mm. El MnO2 se forma sobre la película protectora de PbO2. El tratamiento superficial de los ánodos de cinc es también fundamental para la minimización de la formación de lodo inicial.

La acumulación continua de productos de oxidación provoca cortocircuitos, disminuye la conductividad y pone en peligro la integridad estructural de los ánodos, si el proceso de corrosión penetra en los ánodos. Los ánodos RSR son menos propensos a estos problemas y se diseñan para lograr un rendimiento óptimo.

Barra de suspensión de cobre

La barra de suspensión de cobre de RSR es otra característica única que hace que nuestros ánodos sean más productivos y que su vida útil sea más larga. La lámina de aleación laminada se coloca en una ranura fresada en la barra colectora de cobre y se fija a ella mediante un método de soldadura que garantiza una unión completa. Casi no hay diferenciación de corriente entre el cobre y la lámina de aleación. Esta consistencia continúa durante la vida del ánodo. Mediante el encapsulado o galvanizado con una capa de aleación de plomo, la barra y la unión quedan protegidas contra la niebla de electrólito e inmersiones accidentales. Barra de suspensión de cobre